lunes, 19 de noviembre de 2012

Una ayudita para tener unas manos perfectas

Soy maestra y, con la acción de la tiza, mis manos y mis uñas están siempre horribles.

Las uñas se me abren a capas, las cutículas se me resecan, las manos están deshidratadas... Y todo ello pese a que llevo siempre en el bolso un par de tubos de cremas de manos y me las aplico constantemente.

Las perfumerías Douglas tienen una línea excelente para el cuidado de pies y manos. Cuentan con cremas, limas especialidazas en uñas frágiles, prebases para las uñas y endurecedores... Sin embargo tienen un producto que me parece tan bueno que me sorprende que no lo tengan en los comercios en un lugar destacado: El exfoliante y sérum para pies y manos.






Este producto es un exfoliante que, a la vez, es un plus de hidratación para las manos, las cutículas y las uñas. Tiene una textura que recuerda al aceite espeso mezclado con granos de azúcar gruesa.  Habrá a quien le resulte muy desagradable el producto, lo reconozco. Es pegajoso y agresivo, pero el masaje que proporciona a unas manos cansadas y hartas de trabajar es delicioso.

Porque este producto es para esas personas que tienen la piel de las manos gruesa, deshidratada, muy castigada... Para frágiles pieles no creo que sea un exfoliante adecuado.

Cuando hemos masajeado a gusto viene lo difícil: Necesitamos de un aclarado abundante y largo bajo el chorro de agua. Si no la piel quedará desagradablemente pegajosa. Cuando aclaremos la crema mágica nos habrá cambiado las manos ásperas de unos minutos atrás por otras finas, descansadas y tremendamente suaves, se nota la diferencia.

¿lo mejor? Es un producto pensado también para los pies, así que ya no hay excusa para llevar los talones de pordiosera.

Lo compré hace tiempo en la perfumería Douglas de Huelva y me costó alrededor de unos quince euros.

miércoles, 11 de julio de 2012

Sí a Flormar

La primera vez que me encontré con productos de Flormar he de decir que pasé totalmente de largo. Me sonaban remotamente, de haber leído acerca de la marca en algún blog. Pero, os voy a ser sinceras, hay blogs que me merecen más credibilidad que otros.

La segunda vez que me crucé con Flormar ya había leído las críticas suficientes como para darles una oportunidad.

Estuve cotilleando las sombras (una colección flúor, mate y con mucha pigmentación, un tanto alejada de mi estilo) y me traje a casa unos cuantos esmaltes de uñas.

Le robo a Aldaldrida una magnífica foto para que os hagáis una idea de lo difícil que resulta elegir... Y a los precios a los que compramos estos esmaltes.


Flormar ofrece una variedad infinita de colores y acabados. Alto brillo, bajo brillo, purpurina, esmaltes de acabado natural, neones... ¡Los quería todos!

Entre los pros de estos esmaltes:

- La variedad de tonos es infinita. Seguro que hay algo que se adapta a lo que vas buscando.
- Pigmentan bien y duran mucho sobre la uña.
- Tienen un acabado precioso, los colores son intensos y quedan brillantes.
- Son densos y algunos solamente necesitan una capa para quedar de escándalo.
- Sus precios.


Y no todo iban a ser virtudes...

- Ciertos tonos, pese al uso de prebase, pueden pigmentar la uña. (Mi amarillo neón es peligrosísimo).
- No es fácil encontrar Flormar. En Sevilla conozco al menos tres punto de venta, peeeero en Huelva es totalmente imposible de encontrar. y tampoco tienen venta online.


Pues yo estoy deseando que me pongan uno por Huelva, pero no se dan por aludidos.


domingo, 24 de junio de 2012

El matificante que me mata: Sun Fluid de Eucerin

Si bien no me he olvidado durante todo el año de usar protección solar en la cara, con la llegada del buen tiempo intento que, en el rostro, laprotección sea máxima. No quiero más manchas como las que conseguí el año pasado, gracias.

Cuando en la Glossybox me vinieron unas muestras de solares de Eucerin me puse contentísima, porque me venían geniales para el bolso y así me la puedo reaplicar según me convenga.


Matificante. Eso ponía y yo, crédula de piel seca sequísima, tuve miedo de que me dejase la piel tirante. ¡Ja!

Nada más aplicarla me doy cuenta de que hidrata mucho. Tanto que me deja un brillito grasiento en la piel. Monísima. Pero bueno, como me iba a la playa tampoco le di mucha importancia.

Era un día de estos en los que, cuando llegas a la playa, hace tanto fresco que te quitas la ropa por el compromiso de, ya que has ido, poder coger un poco de color. Pero fresco, vaya. Y con viento.

Y menos mal, porque la crema se me fue derritiendo sobre la cara hasta llegar a entrarme en los ojos. Con las lentillas, sí. Muy agradable.

Al llegar a casa la piel horrible. De todo, menos mate.

Ni una vez más en la cara, gracias.



miércoles, 18 de abril de 2012

El descubrimiento del año, de la década...

Hay veces que compramos un producto, por probar, y resulta un éxito tan rotundo que nos entran ganas de ir contándoselo a todo el mundo.

Pues me ha pasado, y aquí estoy, para chivárselo a todo aquel que lo quiera saber.

A mi siempre me han gustado las uñas pintaditas que quedaban bien brillantes. Deslumbrantes, a ser posible. Pero entre las tizas, meter las manos en agua, los roces, que me echo crema cada dos por tres... Un fracaso total lo del brillo, oye, porque me duraba menos de un día.

Pero eso, ole, ha cambiado, porque tengo el producto definitivo.

El viernes pasado estuve dando una vuelta por el Centro Comercial Aire Sur de Sevilla(como en Huelva no tenemos un centro comercial en condiciones pues emigrar es lo que toca) y me fui de cabeza a la tienda KIKO.

Obviando el tremendo calor que hacía y los empujones de las jovencitas, y no tan jovencitas, que creían que se iban a quedar sin nada, estuve cotilleando productos. Encontré un top coat (dícese, para la profana, de aquello que se echa encima del color de las uñas) que prometía "Brillo efecto uñas de gel".

- Ya será p'a menos- pensé.

Pero oye, la revelación.

Desde el sábado mis uñas lucen brillantes. BRILLANTÍSIMAS. Y sí, con el efecto de las uñas de gel en cuanto al brillo. En el trabajo me han preguntado por las uñas y es que a día de hoy el esmalte parece que está recién echado, no ha perdido intensidad ni brillo ni nada. Ni el top coat de MAVALA, ni el de Isadora ni leches, lo que yo os diga.

Y por 4'90 euros. El producto del año.



Si no tenéis una tienda KIKO cerca, recordad que tienen venta online desde su página web. Podéis encontrar este producto AQUÍ.

martes, 17 de abril de 2012

Barato, bonito, ¿bueno? Aceite desmaquillante de Deliplus

No me cansaré de repetir que una buena piel comienza por una higiene adecuada; desmaquillarsnos adecuadamente es lo primero que deberíamos hacer al llegar a casa. Y la primera que debería aplicarse el cuento soy yo que hasta me echo siestas en el sofá con todo el tejemaneje puesto en la cara.

Conste que en mi opinión el mejor aceite desmaquillante del mercado, que yo haya probado, es el de MAC, pero teniendo en cuenta que no todo el mundo puede o quiere gastarse los veintitantos euros que cuesta tenemos en el Mercadona la versión barata.


El aceite desmaquillante que vemos en la foto (que he sacado del excelente blog de Mariant) cuesta poco más de cinco euros y, si bien hay quien dice que es un clon del aceite de Mac... Bueno, parecido es, pero clon no.

Veamos, el aceite para desmaquillar es un concepto totalmente diferente al de la leche limpiadora que, personalmente me da un poco de repelús. Esa crema sobre la cara, retirar con un algodón... Necesito agua para sentirme limpia pero a la vez necesito que el producto de limpieza me hidrate en profundidad. Este tipo de aceites, que se aclaran con agua, representan para mi el equilibrio entre la hidratación y la sensación de limpieza.

Se consigue un desmaquillado fácil, profundo y rápido. Incluso con los maquillajes más intensos. Ojo, el de MAC es más efectivo, pero para maquillajes normales con este producto no vais a tener problema.

A mi el aroma no me vuelve loca, así que para quien sea tiquismiquis de los olores quizá no es su producto ideal.

Lo recomiendo porque por el precio que tiene cumple su función con sobresaliente; es genial desmaquillarte ojos, rostro y labios en un solo gesto y marcharte a la cama con la cara fresca como una rosa.

martes, 10 de abril de 2012

Aussie, o "esa cosa mediocre que huele bien"

Reconozco que todavía voy a la caza y captura de mi champú ideal. Quiero algo con para lavarme el pelo que me de volumen, me lo deje hodratado, suelto y brillante, que no me estropee el color... ¿pido un milagro? Y, sobre todo, pido no tener que gastarme una pasta indecente en los productos.

En mi búsqueda eterna he probado la gama para cabellos coloreados de Aussie. Lo compré en una perfumería y si bien su precio no me resultó inaccesible, tampoco es de lo más barato que se encuentre. Creo recordar que por la mascarilla pagué unos 8 euros.


Llevo usando el producto más o menos un mes y bueno, creo que quien hablaba de milagro y producto megachachi no tenía mi tipo de cabello, porque si no no me lo explico. Los productos huelen bien, muy bien, y es divertidísimo leer las instrucciones pero nada más.

No es que deje el pelo mal, ojo... Pero tampoco lo deja tan bien como se supone que lo debería hacer, o al menos lo bien que le pido a una mascarilla. Cumple su función de pelo limpio y moderadamente manejable, sin más.

Me ha llamado la atención porque cuando estaba pagando en la perfumería me dijo la chica -"La mascarilla es... ¡Guau!". Pero no, ¿eh? Estoy por hacerle un favor a la chica y mandarla al Mercadona.

No me preguntéis si lleva o no siliconas y esas cosas, porque desde una perspectiva simplista solamente divido a los productos en "me van bien" o "no me van bien".

Si lo habéis probado contadme, que yo por ahora sigo buscando lo que me deje un pelo de diosa.

miércoles, 4 de abril de 2012

Fit Me de Maybelline, la base de maquillaje para torpes

He de reconocer que es la primera vez en mi vida en que compraba algo de Maybelline. Bueno, la segunda, después de un rimel que me pareció tan malo, pero tan malo, que languideció hasta secarse sin que lo usase más que unas pocas veces.

Pero esta vez me decidí, quizá por el envase tan bonito, porque tenía un 30% de descuento donde compraba, o porque la campaña de publicidad me había parecido realmente atractiva. Así que la nueva base de maquillaje de Maybelline, Fit Me, se vino a casa conmigo.



Maybelline dice de esta base que es una maravilla de naturalidad puesto que han eliminado los componentes que hacen que el maquillaje de efecto máscara. Y por menos de diez euros.

¿La verdad? La base tiene una cobertura media, quizá media-alta según te la apliques y es FACILÍSIMA de usar. Te la aplicas, la extiendes y la base de maquillaje literalmente desaparece fundiéndose con la piel. Efectivamente, queda tremendamente natural, incluso a la luz sin piedad del día y habría que ser verdaderamente torpe para no conseguir un buen resultado con esta base de maquillaje. Su duración no difiere de otras bases de maquillaje.

Yo la compré en un economato y me salío tan solo por 7 euros, pero su precio normal ronda los 10 euros, y tampoco está nada mal. Realmente es una opción excelente para quien no se le de muy bien eso de aplicarse la base de maquillaje, para quien guste de un resultado natural... Y además necesite cierta cobertura para imperfecciones.


lunes, 12 de marzo de 2012

¡Funciona! (Palabrita de Lileth): Mascarillas para todo

Cuando visité pro primera vez la tienda de LUSH en Sevilla me dieron una generosa muestra de una de sus mascarillas, una nutritiva a base de miel cuyo nombre no recuerdo, pero que permanece en mi frigorífico en su pequeño bote, con aspecto de un guacamole poco apetitoso.

Cuando, emocionada, la probé, tuve que superar, en primer lugar el tremendo asco que me suponía echarme esa plasta por la cara. Fría, rugosa, con mal olor... Y de resultados, cuando la aclaré, totalmente desastrosos. De la nutrición y la hidratación prometidas, ni rastro.


Así que por ahora sigo siendo fiel a las únicas mascarillas que me parecen realmente efectivas, las de la marca Apivita.


Apivita es una forma de cosmética natural realmente buena; todo lo que he probado me ha satisfecho y lo mejor de todo son sus mascarillas. Se presentan en paquetes unidosis (aunque cada una se puede aprovechar para, al menos, dos aplicaciones) y cuestan alrededor de los 4 o 5 euros (dos paquetes). Los compro en la parafarmacia de El Corte Inglés (en Sevilla, lo que tenemos en Huelva es solamente una burda imitación de Corte Inglés).



He probado las mascarillas de nutrición, antiarrugas, la regeneradora, exfoliante, la peel-off... Todas con unos resultados realmente buenos. Así que sí, ¡Funcionan!

Además de la efectividad, tienen una textura y aroma cuidados, lo que hace del hecho de usarlas una experiencia realmente agradable... No como otras.

domingo, 11 de marzo de 2012

¡Funciona! (Palabrita de Lileth): Mejora general del estado de la piel

El otro día hablaba con una amiga que está preparando su boda acerca de lo mejorable antes del gran día. Me comentaba que veía su piel apagada, con poca luz, y muy desagradecida a cualquier tipo de tratamiento o maquillaje. Le pregunté qué sistema de limpieza estaba usando, porque suele ser un descuido habitual en belleza prestar atención al tratamiento pero ignorar la preparación de la piel.

Cuando veo una piel apagada, con el grano irregular, desequilibrada, con poros abiertos e imperfecciones... Tengo clarísimo de que el tratamiento está fallando desde la base, desde el mismo hecho de limpiar y preparar la piel. Una buena piel comienza por una limpieza adecuada, que elimine las células muertas, la polución, la suciedad, las imperfecciones...

Para eso confío desde hace años en el sistema tres pasos de Clinique. Y lo uso al menos una vez al día, aunque Clinique recomienza hacerlo dos veces.

Que sí, que vale, que muchas personas me han dicho eso de "Me resulta demasiado agresivo", "me deja la piel muy seca"... ¿Soy la única que saber que hay diferentes jabones y tónicos según el tipo de piel? Porque en los packs que venden meten casi siempre el mismo jabón y el mismo tónico, pero existen varios más a la venta que merece la pena conocer.

Clinique no es mi marca de cosméticos favorita, pero he de reconocer que cuando se trata de tratar un problema específico es de lo mejorcito que hay con el plus de que sus precios hacen que los productos resulten accesibles.

El Sistema tres pasos comienza por una limpieza profunda de la piel, gracias a un jabón que podemos encontrar en formato sólido o líquido (a mi parecer mucho más cómodo).  Existen varias versiones, una de ellas específica para piel muy sensible. No lo suelen ofrecer en las perfumerías, pero existe, os lo aseguro. Incluso en packs que ya tienen seleccionado los productos para cada tipo de piel.



El segundo paso es la exfoliación de la piel con un tónico del que existen cinco versiones: Lociones clarificantes 1, 2, 3 y 4, y una específica para piel sensible. La loción 1, está orientada a la piel seca o muy seca, la número 2 a la piel mixta, la número 3 a la piel grasa y la loción 4 a la piel muy grasa. Este tónico, en cuanto a limpieza, es la joya de la corona de la firma. A veces no me siento limpia hasta que no me paso el tónico varias veces y veo el algodón limpio.




Para terminar toca hidratar la piel con una loción específica que también se presenta en dos versiones, una para pieles secas y otra para pieles grasas. Ojo, que este producto pretende reequilibrar lapiel después de la limpieza, no sustituye a los tratamientos que necesitemos para las manchas, flacidez, arrugas....


Si todavía no lo has probado anímate, y si los estuches promocionales tienen los productos que no se corresponden a tu tipo de piel, no te cortes y pide muestras en la perfumería. Puedo asegurar que merece mucho la pena.

lunes, 27 de febrero de 2012

¿A que adivino tu edad sin mirarte a la cara?

En la batalla por frenar el envejecimiento hay quien se concentra en evitar o paliar los efectos de las arrugas en el rostro y se olvidan de que otras partes del cuerpo son delatoras de la edad que, afortunadamente, se nos va echando encima.

Lo siento, pero esta vez no voy a meterme en el saco de quien deja los cuidados limitados al rostro. Soy maestra y los efectos de la tiza son igual de devastadores que meter las manos en agua doce horas al día. Mis cutículas suelen dar pena y tengo cremas de manos en todos los sitios posibles: cajón de mi mesa en el trabajo, bolso, mesilla de noche...

La semana pasada mi perfumería de confianza me obsequió (me obsequió porque me dejo buenos dineros en cosmética) con una manicura gratis que me resultó muy reveladora. Si bien es fácil abrir una revista y encontrar mil y un reportajes acerca de la belleza facial, la belleza de las manos bien es olvidada, bien se queda en el concepto básico de "hidratar". Así que conocer los productos que existen para el cuidado de las manos me resultó muy interesante.

Como decía, en la manicura que disfruté aprendí la forma correcta de limarme las uñas (los diferentes tipos de lima de uñas que hay) y que para las manos existe todo un mundo de mascarillas, exfoliantes, productos específicos para las cutículas...

Como bien dicen en el Vogue de este mes, las manos están expuestas al frío, al viento, al sol... Y la desidratación, las arrugas, las manchas... Terminan delatando una edad que a veces es superior la que nos gastamos.

Y para evitarlo, nuestras armas:

- Crema de manos: Hay hidratantes, muy hidratantes (interesantes las que se formulan con manteca de karité o miel), y las hay con agentes antiedad y protección solar, para evitar las manchas.

- Productos para las cutículas: Tenemos aceites, cremas, exfoliantes... Todo pata el chivato del verdadero estado de nuestras manos.

- Exfoliantes: Para reducir pequeñas manchas, afinar el grano, suavizar durezas...

- Mascarillas: Hidratantes o nutritivas, para un cuidado profundo de la piel de las manos.

- Limas: Para uñas frágiles, gruesas, específicas para pies o manos, que sellan la uña para que no se abra a capas...

Lo dicho, todo un mundo por descubrir.


Mi crema de manos favorita ahora mismo es la que venía con la Glossybox, la Natural Rose, porque trae protección solar, componentes antiedad y es muy hidratante. Aunque el intenso olor a rosa es un poco cantoso en segñun qué momento.